Top 10 visitantes

martes, 5 de abril de 2011

Cine y religión . Una metafísica de la vida.




Se ha escrito mucho sobre las relaciones entre religión y política – tanto en Estados Unidos como en España – pero se ha analizado menos la gran influencia y presencia que el hecho religioso (la “ religación “ del ser humano con Dios, en palabras de Javier Zubiri ) observa en el arte de nuestro tiempo, el cine ,
La problemática que ofrece el llamado cine religioso es amplia. No es correcto tratar de encontrar un cine «religioso», debemos buscar la presencia de la religión en las películas, en el drama del hombre, en su plenitud infinita, que esto es el verdadero sentido religioso.
La religión en el cine ha tenido una expresión importante, casi siempre en un sentido positivo y ligadas al cristianismo, ya que el cine es un arte de desarrollo fundamentalmente occidental.
El gran autor cinematográfico de la Biblia es, sin duda, Cecil B. de Mille, aunque su obra abarque casi todos los géneros posibles. De Mille supo expresar los principales hechos bíblicos, y lo hizo reflejando la imagen que de la Biblia han tenido y tienen millones de seres humanos. Inolvidables resultan “Rey de Reyes “ 1927, “Sansón y Dalila “ 1950 y “Los Diez Mandamientos “ 1956 .
En la estela de De Mille se mueven otros grandes como King Vidor (Salomón y la Reina de Saba), William Wyler ( la magistral Ben Hur), Mervin le Roy (Quo Vadis ¿ ), John Huston (La Biblia).
Después de la Biblia, el otro gran tema universal es Cristo. Hasta los últimos años, el cine ha tratado siempre con respeto la figura de Jesús de Nazaret, bien en películas que refieren a la época histórica, aunque la narración central sea otra (Barrabás de Richard Fleischer, El beso de Judas de Rafael Gil, La túnica sagrada de Henri Koster , Los hechos de los Apóstoles , de Roberto Rossellini ) bien en acercamientos concretos a los Evangelios, tratando de ofrecer una figura auténtica de Cristo en la obra cinematográfica (De Mille, Nicholas Ray, George Stevens ,  Pasolini, Rossellini, Zeffirelli...).  A la luz contemporánea los más destacados – aparte el magnífico “Rey de Reyes “ de De Mille en la época muda – “Jesús de Nazaret “ de Franco Zeffirelli, “La historia más grandes jamás contada “ de George Stevens y “La pasión de Cristo “ , la impresionante recreación de Mel Gibson .




La religión también ha aparecido de forma brillante y profunda en numerosas películas inolvidables. :   ¿Cómo olvidar la conversión de Clark Gable en San Francisco tras escuchar a Jeannette MacDonald entonar “Nearer my God to thee “ , o la última noche de los sitiados en El Alamo de John Wayne, el milagro de la gracia en Las noches de Cabiria de Federico Fellini, o la parábola cristiana de Qué bello es vivir de Frank Capra, , y que sintetiza de modo admirable el núcleo del cristianismo?.

          Y no podemos olvidar las películas de curas y monjas ( “Diálogo de carmelitas “ , “Yo confieso “ 1952 de Alfred Hitchcock, “El fugitivo “ 1947 obra maestra de John Ford , “Forja de hombres “ 1938 de Norman Taurog , “Canción de cuna “ de José Luis Garci , “LA herida luminosa “ 1956 de Tullio Demichelli  , “La mies es mucha “ 1947 de José Luis Saenz de Heredia , “La guerra de Dios “ 1953 de Rafael Gil,  “El angel “ 1969 de Vicente Escrivá ( con Raphael interpretando a un cura cantante ) , “Diario de un cura rural “ 1951 de Robert Bresson , y la famosa y entrañable “Las campanas de Santa María “ 1946 de Leo McCarey ), o las biografías de los santos : “La señora de Fátima “ 1951  una de las mejores obras de Rafael Gil , “La canción de Bernadette “ 1943 de Henry King ,  “Becket “ 1964 de Peter Glenville , “La pasión de Juana de Arco “ 1928 de Carl Dreyer , “Un hombre para la eternidad “ ( versión de 1966 dirigida por  Fred Zinnemann y de 1988 dirigida por Charlton Heston ).
  Y ocupan su lugar, desde luego, las reflexiones teológicas transidas de sentimiento y anhelo de Dios : “Ordet “ 1956 de Carl Theodor Dreyer , o que lo buscan con desesperación al modo de Unamuno : “El séptimo sello “ 1957 y  “Los comulgantes “ 1964 de Ingmar Bergman , “Sacrificio “ 1984 de Andrei Tarkovski . O con la emoción infantil de un niño : “Marcelino pan y vino “ de Ladislao Vajda . .........  Nada por cierto que ver con la escasa calidad de las recientes “LA brújula dorada “ o “El Código Da Vinci “ .




 antropología metafísica
------------------------------------

La antropología de la muerte tiene dos núcleos antagónicos pero omnipresentes: la propia mortalidad y el ansia de perduración, la vida perdurable.La condición y futuriza y proyectiva del hombre parece precisar, de forma imperiosa, la continuidad de la vida. Marías lo ha descrito de un modo clarividente: No es mi vida la que desemboca inexorablemente en la muerte; es el hombre que yo soy. El hombre es el animal que tiene una vida humana, por tanto ese hombre, es decir, la estructura empírica de la vida humana, es una estructura cerrada; pero mi vida, yo como persona, soy una estructura abierta.
Si el hombre es intrinsecamente mortal, continúa Marías, mi vida consiste en una pretensión de eternidad(..), lo que yo soy es mortal, pero quien yo soy consiste en pretender ser inmortal y no puede imaginarse como no siéndolo, porque mi vida es la realidad radical.
La muerte es un hecho radical en la vida humana, como John Wayne expresa en una emocionante escena de The Shootist, de Don Siegel; Mi muerte es exclusivamente mía, lo más personal de mi vida. Para autores como Unamuno, la muerte es, de hecho , la única gran cuestión de la filosofía: ¿Qué va a ser de mi?
la muerte introduce un especial dramatismo en la vida porque dota a cada uno de los días de un valor único e irrepetible; esto los convierte en piezas valiosas y disfrutables, y aún así es preciso reconocer que la esperanza en la perdurabilidad se alza como indudable condición de que la felicidad posea consistencia. Es la gran función de la fe que, en tradición cristiana, tiene dos grandes columnas vertebrales.

La primera es la promesa de la vida eterna: El que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí no morirá para siempre (Juan 11/25/26), y la segunda es la resurrección de Cristo, tal y como predica San Pablo: Fundamento de nuestra fe.

La secuencia de la última noche de los sitiados en el asedio de The Alamo, de John Wayne, cuando sus defensores presienten y preparan su muerte inminente, posee un especial dramatismo por su mezcla fecunda de  valor y esperanza en esa presentida vida perdurable
Pero el gran ingrediente para vencer a la muerte, y por tanto, para asegurar la expectativa de felicidad, es el amor, y con él aquellos temas o realidades para los que la muerte no resulta objeción. El amor es más fuerte que la misma desaparición física, como demuestran Peter Ibbetson, de Henry Hathaway , Cumbres borrascosas, de William Wyler , Cuna de héroes , de John Ford ,  o Primavera, de Robert Z. Leonard.   En la maravillosa Ordet, de Carl Th. Dreyer, la fuerza de la fe enamorada logra el milagro de la resurrección.
Si la vida perdurable es nuestra vida ( si no lo es, la perduración interesaría más bien poco), parece lógico pensar que en ella reconoceremos a las personas, sobre todo a las amadas. Puede creerse que la presencia de Dios basta, pero, ¿ por qué limitar la felicidad plena produciendo comparaciones absurdas? ¿No se ama a Dios en la tierra a través, también, de los hombres?
Marías escribe: Desde Dios amaríamos más que nunca, en forma de posesión plena, a las personas amadas

    El cine es, en definitiva, un espléndido vehículo artístico para el desarrollo y propagación de esas verdades esenciales para el hombre, que la religión encierra y que dan sentido a una vida en verdad humana.


Retratos de una ambición . Cine y politicos .


MUVIM-Universidad de Valencia . Corts Valencians.2011
Coordinación del libro : Carlos Flores Juberías
Escriben : FERNANDO ALONSO BARAHONA ,
David Sarias, Manuel Trenzado, Jose San Martín, Angeles Cruzado y Carlos Flores Juberías .

  Nuevo libro editado por el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad .
Fernando Alonso Barahona escribe sobre : “De verdad gana el mejor ¿ : el carácter de los políticos al hilo de la película The best man, 1964 de Franklin J. Schaffner .

The best man se inscribe de forma muy clara en las tendencias sociales, políticas y culturales de la primera mitad de los años sesenta en Estados Unidos . La esperanza que supuso la elección de John F. Kennedy , la convulsión de su asesinato , convergen con una serie de circunstancias que convertían aquella situación en un avispero realmente complejo . En la política interna el debate sobre los derechos civiles y el fin de la segregación racial, unido a una política económica progresivamente intervencionista que Lyndon Johnson había convertido en eje de su mandato . En el campo internacional, la guerra fría con la URSS había alcanzado con la crisis de los misiles en Cuba un punto álgido . Pero ahora el conflicto se agravaba con la guerra de Vietnam a la que Estados Unidos se veía abocada ante el creciente apoyo comunista al Vietcong y los numerosos errores políticos y de estrategia cometidos tanto por Kennedy como por Johnson .
La noche electoral del 8 de noviembre de 1960 ha pasado a la historia   como la más tensa y dramática de la historia ( aunque luego fue igualada por Bush/Gore en 2000 ). Pero en aquel año la novedad era la televisión y los resultados casi instantáneos , algo desconocido hasta ese instante .
 Los dos candidatos eran jóvenes, Kennedy ( 1917-1963 ) había sido congresista y senador. Nixon ( 1913-1994 ) ambas cosas y vicepresidente durante los ocho años de la Presidencia  Eisenhower . Kennedy había ganado las primarias a Adlai Stevenson – eterno aspirante demócrata en la década de los cincuenta – y Nixon careció de rivales con la retirada de Rockefeller de la carrera electoral .

     Finalmente no sería hasta la tarde del día siguiente cuando el Vicepresidente Nixon concedería la derrota – pese a la certeza de fraude en varios colegios de Chicago -  a través de su jefe de prensa Herb Klein. La victoria final de Kennedy fue  con una ventaja del 0,2% sobre Nixon en el voto popular.
   Los resultados exactos fueron :
John Kennedy : 34.227.496 votos .  303 votos electorales
Richard Nixon : 34.107.646,  219 votos electorales

     Tras el trágico asesinato de John Kennedy que conmocionó al mundo , su vicepresidente Lyndon Johnson ( 1908-1973 )  ocupó la Presidencia y fue el candidato para 1964. Su rival republicano sería el senador Barry Goldwater que hubo de superar unas primarias agónicas contra Nelson Rockefeller . Goldwater planteó una auténtica revolución conservadora que aunque sería derrotada en las urnas constituyó el punto de inicio de una nueva etapa en el conservatismo norteamericano

El cine político tiene como objetivo  reflexionar sobre una determinada realidad social , económica o cultural .  Si consideramos como Julián Marías al cine como un “ escorzo de vida humana “, es evidente que ha de describir a los personajes- seres humanos- y a sus circunstancias : políticas, culturales , vitales en suma . De ahí que en un sentido amplio pueda analizarse el cine desde ese trasfondo que más que político es social y cultural .  Sin embargo, se suele definir a cine como político cuando adopta de forma explícita un tema de ese carácter o centra su argumento en el proceloso terreno de la política .


The best man

El enfrentamiento entre los dos candidatos constituye – desde luego – el principal  núcleo dramático de la historia de The best man  : William Russell (Henry Fonda) prototipo del político reflexivo y discreto, un intelectual en la política y Joe Cantwell  (Cliff Robertson. 1923- ) , típico joven de buena presencia y origen humilde, pero que tras su renovación aparente esconde tan solo afán de poder .
Russell representa la racionalidad, la honradez y el buen sentido, en tanto que Cantwell es la mentira, la demagogia y la frialdad absoluta para obtener el poder .  Por fortuna , The best man matiza tambien las alternativas . Russell  es un hombre al que el propio Presidente ( Lee Tracy en el personaje de un hombre enfermo que busca un sucesor sólido al que apoyar ) no aprecia pese a compartir muchas de sus ideas . Será la falta de tacto de Cantwell  la que eche el traste con la idea del Presidente y le haga perder su apoyo . Por si fuera poco, Russell tiene un historial medico complicado con depresiones y altibajos de carácter .

El ejemplo de The best man es relevante , muchos de los problemas descritos en la película – a veces con un punto de demagogia – continuan presentes y en el siglo XXI el alejamiento entre el político profesional y las gentes se ha agudizado ( el fenómeno Tea Party en Estados Unidos es una muestra de este divorcio y del esfuerzo ciudadano para intervenir en la política al margen de los cauces habituales ).
  Igualmente, los retratos de los políticos como hombres ambiciosos, carentes de escrúpulos y capaces de manipular la realidad para conseguir sus antojos es hoy incluso más actual que en la fecha del estreno de la película .

Como ha escrito Paul Johnson : (Estados Unidos . La historia ) : “ Los norteamericanos son sobre todo un pueblo que resuelve problemas . No creen que existan nada en este mundo que supere la capacidad humana de remontarse y dominar. No se dan por vencidos “.  Y ello aunque a veces no lleguen a ocupar los puestos de relevancia y responsabilidad los auténticamente mejores .




lunes, 4 de abril de 2011

TE HAS IDO




Te marchaste sin palabras,
sin excusas y en silencio,
dejando desnuda de estrellas
la noche ,
raptando mi alma de esperanzas
y sueños .


Te marchaste
y mi deseo se quedó mudo ,
ciegos los ojos
y la sangre abriendo mis labios
añorando tus besos .


Te has ido
y yo no estoy en mi alma,
ni conozco mi cuerpo,
tan solo unas lágrimas muertas
desvelan la sombra
de lo que un día fue dicha y anhelo.

Si pudiera escapar de mi vida,
si pudiera raptar tu aliento
de diosa ,
y tu me dejaras ...
volvería a tu lado ;
te amaría respirando tu aire
acariciando tus pechos
hasta renacer en ti entero.

Lo haría, diosa,
tu lo sabes , aunque
tras el fugaz instante
de amor ,
tu te fueras de nuevo

America , Why I love her ?


You ask me Why I Love Her?
 Well, give me time and I'll explain.
Have you seen a Kansas sunset
 Or an Arizona rain?
Have you drifted on a bayou
Down Louisiana way?
Have you watched a cold fog drifting
Over San Francisco Bay?
Have you heard a bobwhite calling
In the Carolina pines,
Or heard the bellow of a diesel
 At the Appalachia mines?
Does the call of Niagara thrill you
When you hear her waters roar?
Do you look with awe and wonder
 At her Massachusetts shore,
Where men who braved a hard new world
First stepped on Plymouth's rock?
And do you think of them when you stroll
 Along a New York City dock?
Have you seen a snowflake drifting
 In the Rockies, way up high?

Have you seen the sun come blazing down
 From a bright Nevada sky?
Do you hail to the Columbia
As she rushes to the sea,
Or bow your head at Gettysburg
 At our struggle to be free?
Have you seen the mighty Tetons?
Have you watched an eagle soar?
Have you seen the Mississippi
Roll along Missouri's shore?

Have you felt a chill at Michigan
 When on a winter's day
Her waters rage along the shore
 In thunderous display?
Does the word "Aloha" make you warm?
Do you stare in disbelief
When you see the surf
 Come roaring in at Waimea Reef?
From Alaska's cold to the Everglades,

 From the Rio Grande to Maine,
My heart cries out, my pulse runs fast
At the might of her domain.
You ask me Why I Love Her?
I've a million reasons why:
My Beautiful America,
Beneath God's wide, wide sky.


     Fue durante los días duros de la presidencia de Richard Nixon, una América sobrecogida por la retirada de Vietnam, unas instituciones acosadas por el escándalo Watergate que había recluido al Presidente sobre sí mismo .
  John Wayne, en septiembre de 1973 decidió interpretar esta poesía musical lanzando un disco que se convertiría en todo un símbolo y que aún hoy – o quizás hoy más aún tras el 11 de septiembre y la guerra de Irak – no se puede escuchar sin sentir una profunda emoción .
  John Mitchum , (1919- 2001 ) hermano del gran Robert Mitchum , actor ( se le puede recordar en pequeños papeles en “westerns “, por ejemplo “Chisum “, en “Harry el sucio “ al lado de Clint Eastwood   y en las series “Bonanza “, “El Virginiano “, “La casa de la pradera “ , “La ley del revolver “ ,  estuvo especialmente inspirado al componer este hermoso poema que recoge las bellezas de las tierras de América y es capaz de palpar la hondura de su espíritu .
 Wayne lo interpreta con sentimiento, poniendo el alma en las palabras y logrando que su voz sea un instrumento musical más de los que acompañan la poesía .  Pero el album es mucho  más que su tema principal , contiene hasta diez cortes y su preparación llevó cerca de dos años y medio, desde finales de 1970 hasta el inicio de 1973.   Cabe destacar “Face the flag “ una composición adornada con estilo “Fol. –rock “ donde se habla de la bandera y lo que simboliza , “The good things “ , un tema “country “ tradicional acerca de las buenas cosas de la vida , las que pertenecen a nuestras raíces, “ Why are you marching , son ¿ “ es un emotivo himno a los soldados de todas las guerras, a los héroes americanos que como dijera el personaje de “Rio Grande “ de John Ford, han llevado la civilización y la libertad allá donde se encontraran , “An american boy grows up “ habla del aprendizaje, del niño que se convierte en hombre , y recuerda a Davy Crockett (Wayne ) en “El Alamo “ cuando habla del sonido de la “ república “ que encoge el alma con la emoción de un padre cuando ve nacer a su hijo, dar los primeros pasos o afeitarse por primera vez . En “The hyphen “ Wayne habla contra todo racismo y pide la unión de todos los que aman a América, sea cual fuere su origen y su credo , y en “The pledge of allegiance “  se percibe la emoción de una marcha militar que posee la magia de las que sonaban en las películas de John Ford.
 El resto de temas son “ My roots are buried here “ , “Taps “ y “The people “, los tres llenos de emoción y pasando revista a la esencia tradicional de la forma de vida norteamericana pero con una visión espiritual ciertamente universal .
 “America , Why I love her “ nos habla al oido, en voz baja, acariciando el corazón,....mientras nuestro espíritu escucha sus palabras de libertad, esperanza, valor, justicia, sacrificio .....aquellos por los que merece la pena vivir y trabajar .  Sin duda un disco, reeditado en formato CD en 2001  por MPI Home vides ( la edición original es de RCA  ) que merece la pena descubrir y disfrutar . Se puede formar un autentico programa doble con los documentales : “América , home of the brave “ con Charlton Heston, Chuck Norris y Tom Selleck,  (DVD 2005  de Westlake entertainment group )  y  el clásico “Land of liberty “ producido y montado en 1939 por Cecil B. De Mille . Ambos recogen aspectos decisivos de la historia de Estados Unidos con el mismo espíritu de los poemas recitados por John Wayne . Sin duda toda una experiencia .